martes, 18 de noviembre de 2014

Tú, fuerza universal, si eres acontecimiento, deberás saber que me es difícil comprender que Lázaro resucitó, y también sabrás dispensar que aún no aprendo a caminar sobre las aguas. Pero si he de decirte, que aunque los momentos adversos intenten detenerme, no lo lograrán.

Porque en esta Tierra no existe nada inusitado ya que todo sirve para aprender. Por eso sé que avanzaré, a tientas, a ciegas, y lo haré desde el Génesis del infierno hasta el 
Apocalipsis del cielo.




.