viernes, 24 de octubre de 2014

 .
.
.


Lo confieso, no lo podía creer, estaba frente a ella. Lo había pensado tanto que creí tomarme más tiempo en comprender.
.
Poco a poco el frío se apoderaba de mí. Temblaba y no era por miedo, era simple frío, sentía reventar mis huesos y salir por mi piel.
.
Cuando vi el nublo blanco que escapaba por las ventanas rotas y yo en él, comprendí que el hombre tirado en el charco de sangre sobre el asfalto ya no era yo.
.
Los neumáticos del coche seguían girando.
..

.
El accidente» de Alfonso Ponce de León (1906- 1936)
,