jueves, 12 de junio de 2014

En realidad el ser humano es en toda su extensión: incognoscible, irreconocible, insospechado. El ser humano que no conocemos pero que esperamos desarrollar algún día no muy lejano. Cuidado con la moralidad farsante que asola la especie que viste de bastón y sombrero para asustar a la otra élite desolada. Hay millones de formas y maneras de comprender estas letras, pero en todas queda más que claro, que la humanidad aunque muera hoy, mañana emergerá de manera tal que se permitirá repoblar el mundo nuevamente.

Triste una parte de la humanidad que cree que muere, que asola su alma con el pensamiento afligido y famélico de la soberbia. Humanidad convertida en necesidad que no quiere dar su brazo a torcer. No somos principio ni fin, pero nos encanta morir, pero tememos morir, nunca hemos sido eso ni lo seremos, sencillamente somos, y nada más. Somos...

miércoles, 11 de junio de 2014

Es que en realidad el ser humano por naturaleza es amor, pero por falta del uso de su pensamiento se deja atrapar por las circunstancias de la vida. Hasta el más despiadado asesino del mundo tiene en su ser la bondad estampada con fuego.