viernes, 13 de enero de 2012

"Necroslogía" Una Antología de la Muerte




Este día viernes catorce de enero de 2012 apareció a la venta el libro titulado “Necroslogía” una Antología de la muerte, y que la gente del colectivo literario “ La tribu 11” tuvo a bien invitarme a participar directamente con un cuento de mi autoría titulado “Voces de las aguas”.

A continuación dejo el link para que visiten la página web y aprecien la carga literaria del volumen completo, que cuenta con la participación de quince escritores, quince cuentos, cada uno de ellos merodeando un tema  en común: La muerte.
Agradezco a “La tribu 11” por la confianza depositada en mi persona al incluirme en su proyecto tan innovador.




miércoles, 11 de enero de 2012

Un cuento en la revista "Prosofagía" Numero 14


Una mañana de octubre de los años setenta

Por Edgardo Benítez



De visita en Apopa, donde vivían unos familiares, ocurrió que una mañana, cuando caminaba muy tranquilo por el centro del pueblo, un alboroto de gente hizo que fijara la atención en algo que para mí era muy anormal.

lunes, 9 de enero de 2012

Perder una amiga en la Argentina


Perder una amiga en la Argentina
es procurarse un tiro en la cabeza,
con guante de seda hecho en Inglaterra
y viviendo en el Buenos Aires de antaño.

Al perder una amiga en la Argentina,
el corazón inconsolable,
—sin comprender que es lo que acontece—
permanece paralizado cual animal embrutecido;
cuando le aplican algún somnífero,
para sacarlo del área infectada con algún virus  letal…

Pero bien,
la resultante que da,
de perder una amiga en la Argentina es,
que caminas por ahí figurando un zombi, das algunos pasos idiotas,
y pronto te das cuenta que no es ese el lugar donde deseabas llegar,
y te regresas,
—claro está que no es el camino el que importa—,
sino la sensación de inexistencia que te invade.

Perder una amiga en la Argentina,
es el equivalente anímico al comparar:
lo que siente un chico al desprenderse de la mano de su madre,
al caminar por la ´"villa 31", y extraviarse…
Y que con el pasar del tiempo,
—la sigue buscando entrañablemente—,
como un loco,
como un idiota,
como un simple bufón.

Perder una amiga en la Argentina,
significa dar la bienvenida a la soledad,
—una fuerza invasora se apodera de ti—,
te da un beso en la mejilla derecha,
para  luego alejarse un tanto…
Y al dar unos cuantos pasos hacia atrás,
se voltea y acompaña tu flamígero tiro de gracia.



martes, 3 de enero de 2012

El anciano


El anciano

            La silla de ruedas al desplazarse crujía como bisagra oxidada. Dominaba de memoria el camino hacia la mesa, cuya función consistía en servir de comedor y, a la vez, de escritorio. Permanecía allí, como el único mueble en la habitación. Sobre ella, un florero oriental conteniendo un ramo de rosas blancas y un frutero con algunas peras y manzanas. La mezcla de olores en la morada era agradable, aunque extraña.
            La luz del candelabro, situado a un costado, avivaba la penumbra de la sala. Revelaba en la pared sucia y desquebrajada, el perfil del rostro de aquel hombre que, con sus manos temblorosas y viejas, intentaba escribir una carta a su amada. 
Luego, el revólver en el cajón.
La silla de ruedas se desplazó y crujió como bisagra oxidada. La mezcla de olores en la habitación era agradable, aunque extraña: rosas blancas con algunas peras y manzanas, pólvora y sangre.

Fin