sábado, 24 de noviembre de 2012


Carta para un amigo

            Amigo, a esa materialización del espíritu, que tu llamas verbo, es lo que a diario ensalzo con mi gratitud de humano. Esa etapa ya fue superada por nosotros desde hace miles de años. Hasta hace poco los arqueólogos señalaban que el humano habita la Tierra desde hace 4 millones y medio de años, y los paleontólogos indicaban que desde 10 millones de años. Pero hoy, los paleontólogos han conseguido descubrir y probar con el casi infalible sistema del carbono catorce, osamentas de homínidos, con edades que oscilan los dos mil millones de años, es decir que esa es la edad registrada que tenemos de habitar la Tierra.

            La evolución no es algo estático. Es alto el costo que hemos pagado por dar el paso que hay entre el homínido o sea el animal irracional al animal racional. Pero era algo inevitable, el humano tiene que tener desaciertos para encontrar el acierto mismo; después de todo, esa es la culpa natural: aprender de lo sucedido, de los errores. Teníamos que vivir el desatino, e ir desarrollando el cerebro para contrarrestar los rasgos animales.
La conciencia animal, de la materia orgánica, tenía que ser superada por la conciencia espiritual.

            Pero en cuanto a tu hermoso texto, lo que en realidad busco, a diario, instante a instante, es espiritualizar la materia. Es mi lucha constante la de hacer que el humano que llevo conmigo, deje su estado primitivo y se torne verbo espiritual. Vaya tarea la planteada.

            Hallarse en este mundo, con sus ilusiones, convulsiones y tormentos, y alimentar mi esperanza que un día se cumpla la predicción genética que dice: “Vivir es sinónimo de felicidad”

            Es un tema apasionante, sólo tú lo podías exponer de la manera que lo has hecho.
            Benitez...

lunes, 5 de noviembre de 2012


El desperdicio y la muerte de dios

Qué desperdicio habían hecho de mí,
qué desperdicio permití hicieran de mí,
qué desperdicio el que hice de mí.

Hoy que he recobrado la conciencia de mi inteligencia
veo todo muy claro,
se acabaron los engaños y las falsas promesas,

llegó el día que tú, falso dios,
serías desenmascarado,
porque no eres un dios,
porque eres un dios mentiroso,
porque eres simulado,
porque no redimes tu alma como yo lo hago con la mía
porque dices verdades a medias.

Llegó el instante esperado,
que tú huyes de mí,
se acabó la mentira, se acabó el engaño
el negocio de algunos, la mercancía de todos
han comercializado tu palabra, tu nombre y tu imagen
 has robado la verdad a la pobre gente,
gente que no piensa, gente inocua, pobre gente al fin,
se quedaron sin alma por socorrer tu mote
tendieron sobre tu imagen sus propias vidas
reconoce que has arruinado al mundo y lo tienes
al borde del despeñadero...
a punto de lanzarlo al vacío,
has jugado con la dignidad de los niños, de las mujeres que te han demostrado devoción,
sin recibir nada a cambio.

Has sido descubierto, falso dios
te he quitado la mascara
y no volveré a sufrir engaño
serás devuelto a tu lugar,
no sé de dónde vienes ni me interesa,
pero acá conmigo, nunca,
nunca serás más...
¡Mentiroso...!


sábado, 1 de septiembre de 2012

Amanecer en tus brazos



Qué lindo es despertar entre tus brazos, es como tener todo de nuevo, porque hubo un día que lo tenía todo, era la época de la complacencia del  capricho, mi niñez; la aparición de mis padres. Pero esa sensación ya había desaparecido, cedía terreno a la época de pensar, y ahí no existe la complacencia del capricho, no hay tiempo para eso. Hasta ahora, cuando apareciste tú en mi camino...  

miércoles, 29 de agosto de 2012

Carta encontrada en un auto bus de la ruta 201 San Salvador - Santa Ana




  La búsqueda de la divinidad es un evento interior que ancestralmente hemos vivido nosotros los humanos. Pero esa búsqueda llegó a su máxima expresión cuando logramos descubrir que poseemos nuestra propia divinidad o somos la divinidad misma, de esa manera descubrimos que la especialización de la energía fue la que dio por consecuencia al pensamiento y a eso dimos por llamar: espiritualizar la materia, que es consecuencia del actuar de una nueva generación de seres humanos pensantes que diseminados por todo el mundo funcionan, no como una secta religiosa ni política, si no que en forma de movimiento. Hasta hoy, ese despertar de la genética se ha revelado de generación en generación, fruto de una concatenación genética que brota en cada uno de los seres humanos, uno a uno, despacio, muy despacio.
 Espero que al leer este mensaje sepas comprender que es posible que tú seas parte de ese despertar genético ahora.

domingo, 12 de agosto de 2012

Desde mi ventana



         Desde acá, desde mi ventana, observo la magnificencia de la naturaleza encerrada en la divinidad del lago. Percibo la exquisitez de la vida. Desde mi ventana abro los ojos y admiro la forma hermosa que las especies cohabitan. Existe una amplia variedad de peces, moluscos, aves y plantas; todas en sintonía con la serenidad de los pescadores que con sus trasmallos tratan de sustraerle un pez a las aguas santas para llevar sustento a sus familias.        También percibo el olor del azufre que despide el resoplo del estanque, que me recuerda, que tan cerca de nosotros se encuentra el útero de nuestra madre tierra.
        
        ¿Y la gente que habita la ribera?, esa gente sencilla que, en muchos casos, ha resultado ser el botín de una paranoia frívola y vacía. Barrios en los que parece que nadie siente, nadie ama. Lugares donde gobierna el “tener” sobre el “ser” con todos sus tentáculos, enfermos todos. Maraña de humanos entregados a los superficiales placeres del mundo, esclavos del sexo, del poder, del dinero. Nuestra comunidad se va convirtiendo poco a poco en un calabozo donde habitan perros y gatos que se pasan la vida mordiéndole el trasero al semejante , todos tratando de agredir al vecino, como si fuera esa la razón de vivir; todos en plena pugna, desechando vidas humanas, produciendo cadáveres, desgarrando esperanzas, destruyendo sueños. Afectados por las drogas, el alcohol, la prostitución; arrasando hogares enteros que se desbandan hacia los pueblos vecinos y que a su vez se encuentran igual o peor que el nuestro.
         ¡Pobre gente!, soy humana, de acuerdo, pero… ¿Y ustedes? Desde acá, desde mi ventana, nadie parece serlo. 


sábado, 21 de julio de 2012

De la cuna a la tumba




El clima es un enemigo más para la gente que vive en las calles, parecen ser rimeros de huesos apilados y devastados; resisten a como dé lugar la terrible embestida del espasmo que les causa la constante ingesta del alcohol. Padecen temblorosos el reclamo exigente y caprichoso que causa el alcohol en sus cuerpos y aun así se muestran sedientos del siguiente trago.

Estos son los pobladores de las calles y  viviendas de paredes sucias, de lodo y bahareque, a punto de caer sobre sus endebles puntales. Detrás de cada uno de ellos existe una frustración de siempre, un ideal destrozado, una familia que no pudo ser, el aborrecimiento de un hijo, una hija, una vida abandonada como sus vestiduras y terminada como sus ilusiones. Presa sin escape, atrapado, nunca fue libre y nunca lo será.
Son seres que nunca vivieron, solo existieron de la cuna a la tumba.
 .





domingo, 8 de julio de 2012

La siembra

A la tierra llegaron los humanos a bordo de miles de nubes plateadas que tenían forma de cúmulos, eran noches oscuras y húmedas, colmadas de abundante neblina.
El evento ocurrió en lo alto de las grandes montañas que ya se encontraban libres de la invasión de los océanos. Se alojaron en esas tierras bañadas de naturaleza que parecían estar reservadas para ellos.
Era notable su condición de letargo a consecuencia del éxodo. Brotaban de un largo sueño para envolverse en otro mayor; abrían los ojos y contemplaban su entorno.
No recordaban de donde provenían, pero intuían que no eran nativos de este lugar; lugar que les parecía especial pero que a la vez, les resultaba tan ajeno a ellos. Reunía todas las condiciones necesarias para vivir, pero no lo percibían como parte de su genética. Nada más leían en su libro genético el precepto que los movía: poblar la tierra.
Buscaron ropaje para evitar el frío y que comer: cortaron bayas y alguno que otro tubérculo. Encendieron fogatas para calentarse. Se instalaron en cavernas y consiguieron protección del clima. Fornicaron y preñaron a las mujeres para poblar la tierra en una formula de poligamia perfecta. En la siembra venían más mujeres que hombres para ello.
Las especies terrícolas continuaban observándolos con extrañeza.
Un día, mientras observaban las estrellas, un grupo de humanos se formularon algunas preguntas: qué hacían acá, de dónde venían, qué representaba su futuro en la tierra. Ese grupo buscaba con profunda intensidad las respuestas a esas y muchas otras preguntas. Otro grupo escribió poemas y cuentos; buscaban respuestas en sus inspiraciones, descubrieron sus emociones. Lo habían olvidado, aunque existía en su mapa genético, lo habían olvidado.
Con el pasar del tiempo, los humanos se propagaron por toda la tierra, y los primeros colonizadores murieron, y toda aquella hazaña quedó olvidada.
Los humanos que los sucedieron, escritores, filósofos, científicos, a hoy se auto castigan en cada instante y continúan buscando respuestas, manifiestan a sus entrañas las mismas preguntas que se formulaban sus ancestros: ¿Cómo se creó el mundo? ¿Quién soy yo? ¿Qué hago en este mundo? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es nuestro futuro en la tierra como humano? ¿Cómo rijo a todas las especies terrícolas las cuales he destruido a mi llegada? ¿Cómo puedo contener esta destrucción de este planeta que sin ser mío, me he otorgado autoridad suficiente para gobernar?
Los terrícolas nada más veían como los humanos despertaban y se incorporaban a su nueva casa y buscaban cambiar el nuevo medio ambiente.







domingo, 10 de junio de 2012

001.





             El silencio en que caigo ante lo bello, un profundo esperar, el desear escuchar las notas más sublimes y lejanas; mis sentidos viven pendientes de las formas de la perfección.
            Cuando llega el momento que comprendo la diferencia abismal que existe entre guardar silencio y quedarme callado.
            Las letras que hablan y dicen mi verdad. Lo que deseamos decir, lo que nunca nos atrevemos a mencionar, lo que aun no sabemos que podemos aclarar, eso busco en mí. Lo que me despierta, eso que revela mi mapa genético, que afirma mi ignorancia, que aclara lo que debo ser, y que no me atrevo a ver siquiera. Eso que constituye mi alianza con otros humanos y demás especies, eso que establece mi comunión entre mi pensamiento y mi divinidad relativa, eso que despierta en mí, el uso del pensar.
            Cuando llega el momento que comprendo que la ignorancia es una dádiva divina, que al mismo tiempo, es una condición a desarrollar, y que todo lo divino no debe ser causa de vergüenza. Solamente así, de esa manera tan sutil, podré visualizar desde mi balsa de náufrago, mientras bogo en el mar de la soledad, de la inconveniencia, de los elementos extraños a mi naturaleza, solamente así podré ver y arribar a la costa ofrecida, candorosa tierra prometida, tierra de ensueño, el edén mencionado, el lugar que crea la única verdad relativamente absoluta, el único lugar que sentencia que vivir es sinónimo de felicidad: mi pensamiento.

sábado, 21 de abril de 2012


Bueno, este día apareció este articulo en el "Suplemento 3000" del periódico Colatino de El Salvador. Si alguna persona desea verlo, puede abrir el enlace. Es la última edición impresa.
http://www.diariocolatino.com/es/20111111/tresmil/
 Gracias a todos.

Antología de la tribu

Necroslogía: una antología de la muerte es una recopilación de historias del colectivo de escritores La Tribu (latribu11.com).
El libro es un producto literario interesante, porque reúne a hombres y mujeres de México, España, Argentina y El Salvador que trabajan, revisan y comparten sus textos a través del Facebook. Es destacable que las redes sociales sirvan de lazo conector a escritores y escritoras con inquietudes creativas, que este medio les sirva para expresarlo ordenadamente y con un propósito: publicar.
Precisamente leí un ejemplar, que me envió el escritor salvadoreño que aparece en la antología, Edgardo Benitez ( p a s i o n p o r l a v e r d a d -loboherido.blogspot.com), este contiene quince textos breves donde el tema central es la muerte, están repartidos a lo largo de la noche, la madruga y el amanecer, lo que permite al lector caminar por este pasadizo nocturno guiado por los autores. Todo el ambiente de los textos es ameno y entretenido. Bien escrito en la forma, sin pretensiones de retorcer las oraciones y el sentido de estas, por eso se leen con facilidad. Me parece, como lectora, que este es justamente uno de los principales atractivos de la narración. La antología Necroslogía cumple el objetivo. En esta oportunidad quiero referirme al texto de nuestro compatriota Edgardo. Nos sitúa, desde la entrada de su texto, en la tormenta Aída y la búsqueda desesperada de una madre por encontrar el cuerpo de su hijo, entre los destrozos dejados por la lluvia. El agua, la tristeza y la resignación son los elementos que utiliza para ambientar su cuento. Recomiendo esta antología. Aplaudo la iniciativa de la Tribu y los aplaudo con fervor por imprimir en papel sus interesantes y bien escritas historias de muerte.

LYA AYALA
Poeta y periodista

jueves, 8 de marzo de 2012

El vuelo de un ángel




Virginia corría angustiada mientras cruzaba el Parque Central que dividía al pueblo en dos. Saltaba los charcos con sus zapatos rotos; era evidente su pobreza económica.
La lluvia torrencial no fue impedimento para que llegara hasta el puesto de policía y así, tramitar la libertad de su compañero de vida.
La vecina de al lado fue muy clara al avisarle: «¡se llevaron preso a Román, lo encontraron tirado en la acera, borracho y casi desnudo, le robaron hasta los zapatos!».
Virginia se enfrentaba a la vida con dos niños, un canasto con tomates para la venta y un marido alcohólico.
Luego de pagar la multa de Román, volvió a casa, tomó de la mano a sus hijos y se encaminó hasta el Parque Central, el que dividía al pueblo en dos. Y allí mirando al cielo con luminosidad en su rostro extendió sus alas y voló con sus dos hijos. Volaron tan alto que llegaron al lugar donde moran los ángeles, donde no llegan los indignos.

En celebración del Día Internacional de la Mujer.
Felicidades

miércoles, 7 de marzo de 2012

Carta para un amigo



Carta para un amigo

Amigo, a esa materialización del espíritu, que tu llamas verbo, es lo que a diario ensalzo con mi gratitud de humano. Esa etapa ya fue superada por nosotros desde hace miles de años. Hasta hace poco los arqueólogos señalaban que el humano habita la Tierra desde hace 4 millones y medio de años, y los paleontólogos indicaban que desde 10 millones de años. Pero hoy, los paleontólogos han conseguido descubrir y probar con el casi infalible sistema de prueba del carbono catorce, osamentas de homínidos, con edades que oscilan los dos mil millones de años, es decir que esa es la edad registrada que tenemos de habitar la Tierra.

La evolución no es algo estático. Es alto el costo que hemos pagado por dar el paso que hay entre el homínido o sea el animal irracional al animal racional. Pero era algo inevitable, el humano tiene que tener desaciertos para encontrar el acierto mismo; después de todo, esa es la culpa natural: aprender de lo sucedido, de los errores. Teníamos que vivir el desatino, e ir desarrollando el cerebro para contrarrestar los rasgos animales.
La conciencia animal, de la materia orgánica, tenía que ser superada por la conciencia espiritual.

Pero en cuanto a tú hermoso texto, lo que en realidad busco, a diario, instante a instante, es espiritualizar la materia. Es mi lucha constante la de hacer que el humano que llevo con migo, deje su estado primitivo y se torne verbo espiritual. Vaya tarea la planteada.

Vivir en este mundo con sus ilusiones, convulsiones y tormentos, y alimentar mi esperanza que un día se cumpla la predicción genética.

Es un tema apasionante, sólo tú lo podías exponer de la manera que lo has hecho.
Me encanta.

viernes, 13 de enero de 2012

"Necroslogía" Una Antología de la Muerte




Este día viernes catorce de enero de 2012 apareció a la venta el libro titulado “Necroslogía” una Antología de la muerte, y que la gente del colectivo literario “ La tribu 11” tuvo a bien invitarme a participar directamente con un cuento de mi autoría titulado “Voces de las aguas”.

A continuación dejo el link para que visiten la página web y aprecien la carga literaria del volumen completo, que cuenta con la participación de quince escritores, quince cuentos, cada uno de ellos merodeando un tema  en común: La muerte.
Agradezco a “La tribu 11” por la confianza depositada en mi persona al incluirme en su proyecto tan innovador.




miércoles, 11 de enero de 2012

Un cuento en la revista "Prosofagía" Numero 14


Una mañana de octubre de los años setenta

Por Edgardo Benítez



De visita en Apopa, donde vivían unos familiares, ocurrió que una mañana, cuando caminaba muy tranquilo por el centro del pueblo, un alboroto de gente hizo que fijara la atención en algo que para mí era muy anormal.

lunes, 9 de enero de 2012

Perder una amiga en la Argentina


Perder una amiga en la Argentina
es procurarse un tiro en la cabeza,
con guante de seda hecho en Inglaterra
y viviendo en el Buenos Aires de antaño.

Al perder una amiga en la Argentina,
el corazón inconsolable,
—sin comprender que es lo que acontece—
permanece paralizado cual animal embrutecido;
cuando le aplican algún somnífero,
para sacarlo del área infectada con algún virus  letal…

Pero bien,
la resultante que da,
de perder una amiga en la Argentina es,
que caminas por ahí figurando un zombi, das algunos pasos idiotas,
y pronto te das cuenta que no es ese el lugar donde deseabas llegar,
y te regresas,
—claro está que no es el camino el que importa—,
sino la sensación de inexistencia que te invade.

Perder una amiga en la Argentina,
es el equivalente anímico al comparar:
lo que siente un chico al desprenderse de la mano de su madre,
al caminar por la ´"villa 31", y extraviarse…
Y que con el pasar del tiempo,
—la sigue buscando entrañablemente—,
como un loco,
como un idiota,
como un simple bufón.

Perder una amiga en la Argentina,
significa dar la bienvenida a la soledad,
—una fuerza invasora se apodera de ti—,
te da un beso en la mejilla derecha,
para  luego alejarse un tanto…
Y al dar unos cuantos pasos hacia atrás,
se voltea y acompaña tu flamígero tiro de gracia.



martes, 3 de enero de 2012

El anciano


El anciano

            La silla de ruedas al desplazarse crujía como bisagra oxidada. Dominaba de memoria el camino hacia la mesa, cuya función consistía en servir de comedor y, a la vez, de escritorio. Permanecía allí, como el único mueble en la habitación. Sobre ella, un florero oriental conteniendo un ramo de rosas blancas y un frutero con algunas peras y manzanas. La mezcla de olores en la morada era agradable, aunque extraña.
            La luz del candelabro, situado a un costado, avivaba la penumbra de la sala. Revelaba en la pared sucia y desquebrajada, el perfil del rostro de aquel hombre que, con sus manos temblorosas y viejas, intentaba escribir una carta a su amada. 
Luego, el revólver en el cajón.
La silla de ruedas se desplazó y crujió como bisagra oxidada. La mezcla de olores en la habitación era agradable, aunque extraña: rosas blancas con algunas peras y manzanas, pólvora y sangre.

Fin