martes, 10 de febrero de 2009

Para ti...Principito

"Todas las personas grandes han sido niños antes (Pero pocas lo recuerdan)" "Con el tiempo encontré algo de consuelo. Tengo la certeza que regresó a su planeta, pues, al despuntar el día, no hallé su cuerpo. Por las noches me gusta oír las estrellas. Suenan como si fueran millones de cascabeles" El principito Antoine de Saint- Exupèry
Dentro de la vorágine de ansiedad y dolor, producido por vivir en la Tierra, heme aquí sentado, contemplando el cielo, con la esperanza de ver que asomes con luces de colores entre las brillantes estrellas. Desde el día que te marchaste, vivo recordando tus palabras, tu inocencia, tu humildad y tu sensatez. ¡Principito!, aunque la presencia de tu ausencia es grande, te pido: ¡Por favor, no vuelvas a la Tierra! Acá corres peligro, otros humanos querrán hacer de ti un esclavo más. Tú sabes que en la Tierra vivimos con el sol de frente y la muerte a nuestras espaldas, sin morir. Viviré agradecido contigo por mostrar el camino para que nunca olvide...que siempre seré un niño.

martes, 3 de febrero de 2009

Principios

Principios

"Guardo silencio, con expectación y paciencia, es eso mi contemplación, aunque sé que son ingredientes de la contemplación misma”

El silencio en que caigo ante lo bello, un profundo esperar, el querer escuchar las notas mas sublimes y lejanas, mis ojos y oídos están pendientes de toda la belleza. Cuando llega el momento que comprendo la diferencia abismal que existe entre guardar silencio y quedarme callado.

Las letras que hablan y dicen mi verdad. Lo que deseamos decir, lo que nunca nos atrevemos a mencionar, lo que aun no sabemos que podemos aclarar, eso busco en mí. Eso que me despierta, eso que revela mi mapa genético, que afirma mi ignorancia, que aclara lo que debo ser, y que no me atrevo a ver siquiera. Eso que establece mi alianza con otros humanos y demás especies, eso que establece mi comunión entre mi pensamiento y mi divinidad relativa, eso que despierta mi uso de pensar, eso que permite el empinar mi pensamiento. Cuando llega el momento que comprendo que la ignorancia es una dádiva divina y que es para desarrollar, y que todo lo divino no es causa de vergüenza. Solamente así, así de esa manera podré visualizar desde mi balsa de naufrago, en el mar de la soledad, de la inconveniencia, de los elementos extraños a mi pensamiento, solamente así podré ver y arribar a la costa ofrecida, bendita tierra prometida, la tierra de ensueño, la tierra de la felicidad, el Edén mencionado, el lugar que establece la única verdad relativamente absoluta, el único lugar que establece qué” vivir es sinónimo de felicidad”… mi pensamiento.